Serie: Pasajes deportivos de la posguerra (1939-1945) II

Unió Esportiva de Sants y el Ciclismo 



La madrugada del 26 de enero de 1939, las tropas franquistas entraban en Barcelona y España entraba en un nuevo orden político. Las entidades deportivas habían aparcado, con algunas excepciones, su actividad durante la Guerra Civil Española, y estaban esperando las directrices emanadas de los nuevos gobernantes. La democracia que había presidido su funcionamiento dejaba de existir, y los nombramientos de sus dirigentes se haría a partir de ese momento a dedo. Nadie sospechoso de haber colaborado con la República podía ocupar un cargo directivo.

La Unió Esportiva de Sants nació en 1922 de la fusión de dos clubes de fútbol, los cuales también tenían secciones de ciclismo. Mientras que el fútbol, y otras secciones que se crearon posteriormente, mantenían un discreto papel en el ámbito deportivo, la sección de ciclismo destacaba por su vitalidad. En 1923, el club asumía el reto de organizar la Volta Ciclista a Catalunya, que había arrancado en 1911; y en 1926 impulsan la construcción del velódromo de Sants, en la calle Rolanda y frente al campo de fútbol de la calle Galileo. El velódromo, el cual acogió grandes eventos ciclistas, estuvo en funcionamiento hasta 1932.

La Vanguardia, pàg. 6, del 19 de juliol de 1939
Finalizada la Guerra Civil Española, la Unió Esportiva de Sants castellanizó su nombre por el de Unión Deportiva de Sans, y reinició sus actividades. La sección de ciclismo –con sede en la calle Valladolid, 14- demostró una capacidad de trabajo y organización encomiable, teniendo en cuenta la situación en que se encontraba la ciudad y el país. Sin ninguna duda, fue la entidad barcelonesa más activa en 1939.

El periódico de La Vanguardia, del 2 de junio de 1939, daba la información “Los elementos que se han encargado de reanimar la Unión Deportiva Sans…, habían acordado organizar un festival internacional de carreras en el Parque de la Ciudadela, en homenaje al Ejército Español, y poner en marcha la Volta Ciclista a Catalunya. Días después se hacía público que la Volta Ciclista a Catalunya se celebraría entre el 17 y 24 de septiembre de ese mismo año.

La Vanguardia, pág. 5, del 2 de junio de 1939

Las carreras en el Parque de la Ciudadela recibieron el nombre de Copa España y se organizaron el 18 de julio de 1939, día que el nuevo régimen celebraba el día del Alzamiento Nacional. La prueba tuvo carácter internacional, pues en ella participaron ciclistas de Italia, Alemania y Portugal. El equipo italiano estaba encabezado por Learco Guerra, un destacado ciclista apodado “La Locomotora Humana”, Fabio Battessini y Carmine Saponetti; también participaron un equipo amateur de Alemania formado por Max Bartoskiewiez, Harry Saager y Emil Schopflin; y el equipo portugués formado por Eduardo Lopes y Rodrigues. Este era el primer evento internacional organizado después de la Guerra Civil Española. El festival contó con una carrera de “Flechas” y “Cadetes” de las organizaciones juveniles de Falange; una de principiantes y una de profesionales. En ésta última se alzó con el triunfo Fabio Battessini, seguido de Learco Guerra y del local Joan Plans. Sobre este evento se ha publicado un libro en Portugal “La Carrera Internacional, Copa España”, del cual es autor el sobrino del corredor portugués Eduardo Lopes.

La Volta Ciclista a Catalunya se inició el 17 de septiembre de 1939. El director de la carrera era Sebastián Masdeu, ganador de la I Volta a Catalunya, siendo presidente de la gestora José Wenceslao Marín, quien era el alcalde de Hospitalet de Llobregat. Un aspecto en que destacó la organización fue el trabajo que desempeñó el Servicio Militar de Puentes y Caminos para reconstruir y acondicionar los puentes del recorrido, muchos de los cuales habían sido destruidos a causa de la Guerra Civil Española. En las tres primeras etapas (Barcelona-Valls, Valls-Igualada e Igualada-Gerona) el primero en pasar la meta fue Mariano Cañardo. La cuarta etapa, contrarreloj entre Gerona y Sant Feliu de Guíxols, ganó Diego Cháfer, pasando Bartolomé Flaquer a comandar la Clasificación General. Después de un día de descanso, se disputó la quinta etapa con final en Tarrasa. El vencedor de la etapa fue Antonio Escuriet, y Bartolomé Flaquer conservó el liderato. En la penúltima etapa (Tarrasa-Manresa), el vencedor fue Vicente Trueba, pasando nuevamente Mariano Cañardo al frente de la Clasificación General. La última etapa tuvo su final en el histórico Parque de Montjuïc de Barcelona, repleto de espectadores que vieron como Mariano Cañardo se imponía en la etapa y, por séptima vez, se enfundaba el maillot de vencedor de la Volta Ciclista a Catalunya.

El tercer gran evento fue la Carrera Ciclista Barcelona-Madrid - Gran Premio Regiones Liberadas, primera gran prueba por etapas, concretamente siete, en España después de la Guerra Civil Española. La Unión Deportiva de Sans asumió la dirección técnica de la prueba, la cual estaba organizada por el diario “Solidaridad Nacional”.

La Vanguardia, pág. 8, del 27 de octubre de 1939


Hay que tener en cuenta que la Vuelta Ciclista a España no se reanudó hasta 1941. Según informaba el periódico La Vanguardia, del 27 de octubre de 1939, “…el recorrido comprendía localidades que más sufrieron la tiranía <<roja>>. La primera etapa (Barcelona-Tarragona) se la adjudicó Antonio Escuriet; la segunda etapa (Tarragona-Valencia) la ganó Antonio Martín, que debutaba como profesional y se enfundó el maillot de líder; la tercera etapa (Valencia- Alicante), la victoria fue para Mariano Cañardo, pasando a la primera plaza de la Clasificación General, Antonio Escuriet. Después del día de descanso, se disputó la cuarta etapa contrarreloj (Alicante-Murcia) con triunfo y liderato para Francisco Antonio Andrés Sancho, campeón de España en ruta ese mismo año. La quinta etapa (Murcia-Albacete) la ganó Mariano Cañardo, y de nuevo Antonio Escuriet asumió el mando de la Clasificación General. En la penúltima etapa (Albacete-Toledo), repitió triunfo Mariano Cañardo y Antonio Escuriet siguió al frente de la Clasificación General. En la última etapa, con la llegada al Estadio Metropolitano de Madrid, se repitió el vencedor de las dos etapas anteriores, Mariano Cañardo. El triunfo final fue para el valenciano Antonio Escuriet, seguido de Francisco Antonio Andrés Sancho y Martín.

Julio Pernas

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hace 70 años... I Gran Premio de España de Automovilismo, prueba puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 (1951)

Instalaciones Desaparecidas:

Antònia Yáñez, una guanyadora pionera

VII Campeonato del Mundo de Hockey sobre patines (1951)

El enigmático Cobi de la azotea del Palau Güell