Serie: Pasajes deportivos de la posguerra (1939-1945) VIII

El batallador Luis Romero


Uno de los deportes que despertaron las pasiones del respetable después de la Guerra Civil Española fue el boxeo. En mayo de 1939, el Consejo Nacional del Deporte - Comité Olímpico Español nombraba al doctor barcelonés Enrique Fernández Repeto, delegado provisional en Cataluña de la Federación Española de Boxeo, cuya misión inicial era depurar aquellas personas afectas al antiguo régimen. “Una vez más ha presidido el acierto en las designaciones que viene haciendo el C.O.E., recayendo también en esta ocasión el nombramiento en persona que une a su acendrado españolismo una inmejorable actuación deportiva, con larga experiencia del <<ring>> y de sus secretos…(La Vanguardia, pág. 9, del 18 de mayo de 1939). El 27 de julio de 1939, se celebró la primera velada en el Olympia. En septiembre, el mismo organismo hizo oficial el nombramiento de Antonio Portago, marqués de Portago, como presidente de la Federación Española de Boxeo, y en la Federación Catalana de Boxeo, Fernández Repeto, le pasaba el relevo a José Clols, que había sido presidente de esta entidad desde su fundación en 1925. (La Vanguardia, pág. 6, del 15 de septiembre de 1939). Poco después, el 18 de octubre de 1939, se organizaban las primeras competiciones oficiales en el Gran Price, con los combates eliminatorios del peso gallo en Cataluña. “Barcelona volverá a tener sus clásicas reuniones semanales de boxeo, la primera de las cuales será la de esta noche, preludio del vasto programa que proyecta desarrollar la Federación Catalana que, dotada del mayor entusiasmo para actuar dentro de las nuevas normas de nuestro deporte, está resuelto a elevar el boxeo a la altura que entre nosotros puede volver a adquirir tanto como deporte uro como por espectáculo viril.(La Vanguardia, pág. 6, del 20 de octubre de 1939). En diciembre de 1939, Antonio Portago dejaba la Federación Española de Boxeo y era sustituido por Fernández Repeto (La Vanguardia, pág. 4, del 13 de diciembre de 1939). Tres años después, aparecerá sobre el ring un boxeador que encandilará a los espectadores españoles durante la posguerra: Luis Romero.


La Vanguardia, pág. 6, del 15 de septiembre de 1939

 Luis Romero nació el año 1921 en Arcila, una ciudad situada en la costa atlántica de Marruecos que se encontraba bajo el protectorado español en esos años. Con cuatro años, se trasladó a Barcelona. En el blog Boxeo Veleño se explica que “…debido a un altercado en un baile, “La Juventud de Sans” barcelonés, replica a un airado provocador que quiere arrebatarle a su pareja, y le deja sentado en el suelo…Comienza a frecuentar un gimnasio barcelonés, aunque más tarde, y viendo mejores posibilidades en la vecina de Tarrasa, se apunta en el gimnasio de Juan Trench, que le alecciona y prepara para dar el salto al campo profesional. Durante sus primeros tiempos alterna el cuadrilátero con el trabajo en las zanjas”. (José Manuel, 2008).

 

Luis Romero debutó como profesional, en la categoría del peso gallo, el 11 de febrero de 1942 en el Gran Price con un triunfo por KO técnico sobre Nuñez. En 1942, disputaría un total de 10 combates con unos resultados de 7 victorias, 2 derrotas y un nulo. De éstos combates, 6 de ellos se celebraron en el Gran Price y el resto tuvieron como escenario los teatros Alegría y Recreo de Tarrasa, localidad dónde se afincó y trabajó como mecánico en un taller. En toda su carrera profesional disputó 181 combates y ganó 156 destacando que, de estas victorias, 78 fueron antes del límite.

 

En 1943, disputó 14 combates y ganó 12 antes del límite, los dos restantes los ganó a los puntos. Este pequeño boxeador, con una altura de 1,52 metros, tenía una zurda prodigiosa que llevaba cloroformo.

 

En 1944, Luis Romero va disputar 11 combates que se saldaron con otros tantos triunfos, entre ellos se proclamó campeón de Cataluña al derrotar a Soria, a los puntos, el 26 de abril de 1944 en el Gran Price. Esta victoria le permitió luchar por el título nacional de boxeo. El 14 de febrero de 1945, el vigente campeón, Eusebio Librero, también conocido como “El Emperador de Vallecas”, le dio la oportunidad de luchar por el título de España en el Gran Price. Luis Romero destronó a Eusebio Librero, a los puntos, y con sólo 23 años se proclamó campeón de España.

 

En 1946, ya en la categoría de los pesos pluma, Luis Romero se ciñó el cinturón de campeón nacional al vencer, a los puntos, a Luis de Santiago en una Plaza de Toros de la Monumental de Barcelona abarrotada. No obstante, ese día las estrellas del ring fueron Marcel Cerdan y José Ferrer. Ambos combates se programaron a beneficio de los hospitales de Barcelona (El Mundo Deportivo, pág. 2, del 24 de febrero de 1946). El palmarés del francés Marcel Cerdan era extraordinario: campeón de Europa del peso welter entre 1939 y 1942, y unos años después, en el trienio comprendido entre 1947 y 1949, fue campeón de Europa y del Mundo del peso medio. José Ferrer, que ya había perdido con el francés en 1942 por KO con el título europeo en juego, volvió a sucumbir por KO en el cuarto asalto.

 

El 10 de agosto de 1949, Luis Romero se proclamó campeón de Europa en la Plaza de Toros Monumental de Barcelona, al derrotar al italiano Guido Ferracin por KO en el séptimo asalto. El Mundo Deportivo no escatimaba elogios: “Romero, al que nuestro público ha mimado tanto, el hombre que ha sido, y de hoy en adelante seguirá siendo con mayor razón el ídolo de nuestras multitudes deportistas … Miles de pañuelos flamearon alegremente y la vuelta a los vestuarios del nuevo campeón fue digna de las más bellas estrofas de una marcha triunfal.(El Mundo Deportivo, portada, del 11 de agosto de 1949). Ese año fue reconocido como deportista español del año, cuando este premio estaba organizado por Vida Deportiva. Defendió su título de campeón europeo con éxito en tres ocasiones, hasta perderlo en septiembre de 1951 en Glasgow y en una decisión discutida a los puntos con Peter Keenan.


El Mundo Deportivo, portada, del 10 de agosto de 1949

El Mundo Deportivo, portada, del 11 de agosto de 1949

 La disputa del título mundial le llegó un poco tarde en su carrera. El combate se celebró en Johannesburgo (Sudáfrica) el 17 de noviembre de 1951. Vic Towel derrotó a Luis Romero, a los puntos, tras quince disputados asaltos. Luis Romero se retiraría definitivamente en 1958. El día de su retirada el Gran Price se abarrotó para despedir a su ídolo. Aquella noche perdió a los puntos con Bonilla pero se llevó el cariño del público. Unos años después tuvo de nuevo su momento de gloria apareciendo en la película Young Sánchez, estrenada en 1964 y dirigida por Mario Camus. Luis Romero daba vida a un entrenador que preparaba a su pupilo, papel que le fue asignado a Julián Mateos.

 

Nuestro humilde homenaje.

                                                                                                                                                                                    Julio Pernas

 

Fuentes:

José Manuel (2008). “Fallece Luis Romero, el gran ídolo de la postguerra española”. Boxeo Veleño, 5 de mayo. https://boxeoveleno.blogspot.com/search?q=Luis+Romero.[12 de mayo de 2020].

 

 



Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hace 70 años... I Gran Premio de España de Automovilismo, prueba puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 (1951)

Instalaciones Desaparecidas:

Antònia Yáñez, una guanyadora pionera

VII Campeonato del Mundo de Hockey sobre patines (1951)

El enigmático Cobi de la azotea del Palau Güell