Los III Juegos Deportivos de Barcelona (1964)

A lo largo de toda su historia deportiva, Barcelona ha sido pionera y motor de innumerables eventos deportivos de relevancia, algunos de ellos muy singulares. En el siguiente escrito nos centraremos en los III Juegos Deportivos de Barcelona, evento que coincidió en año olímpico.

 

Finalizada la II edición de los Juegos Deportivos de Barcelona, la Ponencia de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona elaboró una memoria en la que se proponía cambiar las fechas donde se organizaban estas competiciones dado que no era meteorológicamente la más adecuada. Estos inconvenientes habían quedado demostrados en las anteriores ediciones y todos los problemas derivados de las lluvias que había sufrido la ciudad. Un hecho destacable de esta memoria era que reflejaba el interés real de la ciudadanía para organizar unos Juegos Olímpicos y se veía con cierta ilusión la posibilidad de organizar una candidatura olímpica para ser sede de los Juegos Olímpicos de 1972.

 

Comitè Executiu dels III Jocs Esportius © Arxiu FBO

Como ya se ha señalado, los III Juegos Deportivos de Barcelona cambiaron de estación meteorológica y de mes, del otoño a primavera, y de septiembre a mayo. Con estos cambios, los Juegos Deportivos se ponían bajo el paraguas de competiciones internacionales, algunas de ellas con carácter oficial, y ya previstas en los calendarios de actos deportivos de la ciudad.

 

La tercera edición de los Juegos Deportivos de Barcelona se inició el 3 de mayo de 1964 con la disputa del Torneo preolímpico de hockey de las 8 Naciones, que sirvió para rendir homenaje a Pablo Negre. "En pocas ocasiones un homenaje de esta clase ha reflejado con tanta espontaneidad y unanimidad el sentir de las representaciones que el mismo asistieron como al expresarse a don Pablo Negro Villavecchia cuán apreciada y agradecido se sume labor al frente de los organismos nacionales rector del hockey sobre hierba, un deporte que tantos lauros y triunfos ha proporcionada a nuestra Patria." (La Vanguardia, pág. 30, del 5 de mayo de 1964). También se organizó una competición de gimnasia entre España y Francia donde participó por primera vez en una competición internacional una sobrina de Joaquín Blume, Ana Elena “Anélen” Sánchez Blume.

 

Los días 16 y 18 de mayo de 1964, se celebraron dos torneos de baloncesto, uno de ellos en el Palacio de Deportes y el otro en el Pabellón del Picadero. Una selección catalana y el Picadero, campeón de Copa, se enfrentaron al equipo italiano del Ignis de Varese y al equipo argentino del Racing de Buenos Aires respectivamente. "El Racing de Buenos Aires, campeón de Argentina, en gira actualmente por el viejo continente exhibirá ante el entendido público barcelonés las excelencias de la técnica sudamericana que está en la línea del mejor baloncesto mundial (...) El Ignis se otra gran atracción." (El Mundo Deportivo, pág. 5, del 16 de mayo de 1964)

 

El Mundo Deportivo, pág. 9, del 1 de junio de 1964

También se programaron un combate de judo, entre Barcelona y Ginebra, en el Salón Iris; una competición de remo en el Puerto de Barcelona, y como plato fuerte: el Campeonato del Mundo de hockey patines, disputado del 23 al 31 de mayo de 1964 y que vio el triunfo de la selección española ante la selección portuguesa (1- 0). "Aún perdura el emocionado griterío en nuestros oídos. España ha conseguida sume cuarto título mundial. Tres en Barcelona, el cuarto en Milán. Algo tendrá esta pista y este público (...) Y a los siete minutos un trallazo de Roca, Impresionante, desviación miedo Carbonell, acababa definitivamente con los lusitanos." (El Mundo Deportivo, pág. 9, del 1 de junio de 1964)

 

En el programa de estos III Juegos Deportivos también figuraron competiciones de carácter nacional o regional. Destacando la Semana Deportiva Universitaria, organizada por el Sindicato de Estudiantes Universitarios (SEU), el Campeonato de Cataluña de boxeo, una prueba ciclista, llamada "Del Mar al Castillo de Montjuïc", organizada por el Esport Ciclista Barcelona y que servía de preámbulo de la llegada de la tradicional prueba ciclista francesa Midi-Libre, y, finalmente, un festival de natación en la Piscina Municipal de Montjuïc.

 

El periodista Mercè Varela, en un artículo en la revista Destino, «BARCELONA, CAPITAL MUNDIAL DEL DEPORTE» destacó el nivel de estos eventos deportivos: "Cuando la primavera lega a nuestras riberas mediterráneas, el deporte ha investido en Barcelona con la capitalidad deportiva del país, renovando una consideración y estima que viene repitiéndose desde que, hace más de medio siglo, los usos y costumbres del deporte se fundieron con nuestra forma de ser." (Destino, pág. 78, del 9 de mayo de 1964)

 

A pesar de que no formó parte del programa oficial de los III Juegos Deportivos, hay que señalar un hecho singular de este 1964. Con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, la Ponencia Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona, con la colaboración ración de Televisión Española, Radio Nacional de España y El Mundo Deportivo, organizaron un acto en la plaza Cataluña. Tal y como afirmó el concejal de Deportes, el doctor Albert Assalit: "El sentir de Barcelona se identifica de forma total con los postulados de los Juegos Olímpicos, los hace suyo y ayuda a proyectarlos, Practicando el deporte y difundiendo sobre enseñanzas, miedo cuyo motivo tiene razón este acto que estamos celebrando, testimonio público de unidad y fe y de popular y unánime deseo de que los XVII Juegos Olímpicos obtengan el más grande éxito." (El Mundo Deportivo, pág. 6, del 11 de octubre de 1964). Coincidiendo con la organización de este evento se instaló un pebetero en la plaza Cataluña y se izaron las banderas de Japón, de España y del Ayuntamiento de Barcelona. Al acto asistieron los representantes de las instituciones, federaciones catalanas y el cónsul de Japón. También sirvió para homenajear a Joaquín Blume ya que su hija, María José, le correspondió el honor de encender la simbólica llama, mientras sonaba el himno olímpico, que permaneció encendida día y noche.

 

En la plaza Cataluña también se instaló un espacio audiovisual, estilo japonés, con una docena de televisores y altavoces para que los peatones pudieran seguir las conexiones que hacía Radio Nacional de España y Televisión Española de los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Nuestro homenaje a los III Juegos Deportivos que se organizaron en nuestra ciudad, Barcelona, y que coincidieron con un año olímpico.

 

 

Raül Vázquez Coma

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hace 70 años... I Gran Premio de España de Automovilismo, prueba puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 (1951)

Instalaciones Desaparecidas:

Antònia Yáñez, una guanyadora pionera

VII Campeonato del Mundo de Hockey sobre patines (1951)

El enigmático Cobi de la azotea del Palau Güell