Instalaciones Desaparecidas:

 (1.1) El Hipódromo de Can Tunis: el primer recinto deportivo de Barcelona (1883- 1934)

Las carreras de caballos de disputan desde hace muchos siglos, pero, las carreras de caballos de estilo inglés aparecieron en España a mediados de los años treinta del siglo XIX de la mano del XI duque de Osuna, Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Beaufort Spontin (1810-1844). El duque de Osuna, y otros aristócratas y nobles de la época, fundaron la llamada Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (1841), donde los duques de Osuna serían sus primeros dos presidentes: Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Beaufort Spontin (1841-1844) y Mariano Téllez-Girón y Beaufort Spontin (1844-1878).

La Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (SFCCE) fue entre 1841 y 2015 la única entidad española, reconocida a nivel internacional, que tenía la facultad para poder avalar y acreditar las genealogías y los resultados de las carreras de caballos en todo el territorio español. El principal objetivo de esta entidad era conservar, fomentar y mejorar la cría caballar en España. Por todos estos motivos, se construyó el primer hipódromo en territorio español, concretamente en la Casa de Campo de Madrid (1842).

© Sagarra, Josep. Torrents, Pau Lluís - Arxiu Fotogràfic de Barcelona

En Barcelona, ​​donde también se organizaban carreras de caballos, el primer hipódromo no vería la luz hasta treinta años más tarde de la construcción del Hipódromo de la Casa de Campo de Madrid. Concretamente, en 1871 se construyó el primer hipódromo de Barcelona, ​​el cual estaba ubicado en unos terrenos que había entre las calles del Campo de Marte y el Paseo de San Juan. A las cuatro y media, y estando ocupados no solo todos los asientos del hipódromo, sino que también gran parte del campo de Marte y paseo de San Juan por el numeroso público que deseaba presenciar el certamen, dióse la señal y empezaron a correr, disputándose la victoria cinco briosos caballos de pura raza española. (…) Dos bandas de música del ejercito amenizaron los intermedios, ejecutando diferentes piezas. (La Convicción. Periódico Monárquico, núm. 432, pág. 7, del 26 de septiembre de 1871). Podemos estar hablando, con casi toda seguridad, del primer equipamiento deportivo construido en Barcelona al aire libre. Este hipódromo se inauguró durante las Fiestas de la Mercè de 1781, coincidiendo con la visita a Barcelona del rey Amadeo I de Saboya. Desgraciadamente, este hipódromo se derribó ese mismo año.

El 1883 fue el año de inauguración del Hipódromo de Can Tunis, casualmente también inaugurado con motivo de las Fiestas de la Mercè (1883), y permitió que se siguieran organizando carreras de caballos en la ciudad condal. Estas carreras de caballos eran organizadas y gestionadas por la Sociedad de la Cría Caballar de Cataluña. En octubre de 1882, aparecieron en la prensa de la época las primeras noticias relacionadas con la construcción de este hipódromo de Can Tunis, también conocido como Casa Antúnez. Tratase de construir un hipódromo en terrenos contiguos a Casa Antúnez.”  (La Vanguardia, pág. 2, del 19 de octubre de 1882). Unos pocos meses más tarde se daba más información al respecto de esta nueva instalación deportiva. Ayer tuvo lugar el replanteo de un hipódromo, proyectado en los terrenos que la sociedad Agrícola posee en el barrio de Casa Antúnez. La sociedad constructora ha arrendado al efecto una extensión de terreno de diez hectáreas y de una longitud de dos kilómetros, a condición de beneficiar dicha obra por catorce años consecutivos. En el hipódromo se construirá una tribuna cubierta para el público, que mediante una entrada asista a los espectáculos, grandes cuadras para los caballos, reservado para coches y una cerca general del hipódromo. La obra correrá a cargo del conocido constructor señor Robert, abrigándose el propósito de inaugurar el nuevo establecimiento por las feries de la Merced de este año.” (La Vanguardia, portada y pág. 2, del 1 de marzo de 1883)

La construcción del Hipódromo de Can Tunis se realizó en un tiempo récord. El Hipódromo (…) se halla casi terminado. El inteligente constructor don Epifanio Robert ha transformado en solo cinco meses un terreno casi pantanoso, en local a propósito para el objeto a que lo destina la Sociedad de carreras de caballos de Madrid y Barcelona.(La Vanguardia, pág. 3, del 7 de septiembre de 1883). El hipódromo tenía una extensión de 9 hectáreas y disponía de tres puertas de entrada: una entrada para el público que accedía a la pista, una entrada para el público que accedía a la tribuna y una tercera entrada destinada a los carruajes de lujo. Para el resto de los carruajes se destinaba una explanada en el exterior del hipódromo.

© F. Ballell - Arxiu Fotogràfic de Barcelona

La prensa también describía algunas de las particularidades de esta instalación. En el espacio llamado de libre circulación (…) se está arreglando un parterre en el cual habrá un kiosko con muebles rústicos. La tribuna es elegante, espaciosa y dividida en tres secciones: la central se destina para las autoridades, la de la derecha para las personas que tomen billete de libre circulación y la de la izquierda para los que tomen únicamente billete de tribuna. Frente la tribuna hay otra muy pequeña para el juez de las carreras. En la parte posterior de la gran tribuna se hallan las dependencias de la administración, el pasaje, el gabinete destinada a los jockeys y el de las apuestas.” (La Vanguardia, pág. 3, del 7 de septiembre de 1883). La pista del hipódromo estaba dividida en dos secciones: la pista libre y la pista con obstáculos, donde destacaba el obstáculo del salto del charco de agua. También había un quiosco para realizar las apuestas deportivas, un espacio cerrado para situar la banda de música, un espacio donde se encontraban las cuadras y donde los caballos podían entrenar antes de las carreras. Como era una instalación bastante propensa a las inundaciones se tuvo que habilitar (…) una cuneta alrededor de la pista y un pequeño canal de desagüe.” (La Vanguardia, pág. 3, del 7 de septiembre de 1883). Como la hierba plantada en el hipódromo no terminó de crecer en buenas condiciones, los gestores del equipamiento pensaron en plantar árboles.

En ese momento, las principales preocupaciones se centraban en la mejora de las comunicaciones y los accesos al hipódromo. Falta ahora que se arregle con urgencia el trozo de carretera comprendido entre la del Nuevo Cementerio y la plaza exterior del Hipódromo, pues de lo contrario será difícil a los carruajes de lujo ir cómodamente a las carreras. (La Vanguardia, pág. 4, del 7 de septiembre de 1883)

Los días 25, 27 y 30 de septiembre de 1883, la Sociedad de la Cría Caballar de Cataluña, donde el rey Alfonso XII era su presidente, organizó unas carreras de caballos para inaugurar el Hipódromo de Can Tunis. Ayer (…) tuvo lugar la inauguración del Hipódromo recientemente construido (…) para contribuir al mejoramiento de las razas en este país y procurar para Barcelona un nuevo espectáculo (…).” (La Vanguardia, pág. 8, del 26 de septiembre de 1883). Durante el segundo día, el Hipódromo de Can Tunis no recibió tanta asistencia de público debido a que el clima no acompañaba, pero, el último día de las carreras volvió a ser un éxito de asistencia y pusieron punto y final a los espectáculos deportivos que la ciudad había organizado coincidiendo con las Fiestas de la Mercè. Hemos pasado alegremente la semana. Las fiestas de la Merced han convertido a nuestra capital en una verdadera Babel (…). Hemos tenido toros, regatas, carreras de caballos, retratos, iluminaciones, músicas (…).” (La Vanguardia, pág. 9, del 30 de septiembre de 1883).

Plano de Barcelona y sus alrededores en 1890: aprobado por el Excmo. Ayuntamiento
de Barcelona en la sesión de 13 de enero de 1891. Apéndice nº1 (a) / trazado por D. J. M.
Serra. (© Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya)


Cabe recordar que, con el fin de facilitar la movilidad y el acceso del público en el Hipódromo de Can Tunis, la Compañía del Ferrocarril construyó una estación de tren a cinco minutos del hipódromo.

La segunda parte de este artículo dedicado al Hipódromo de Can Tunis estará disponible la próxima semana.

Queremos agradecer la colaboración del Archivo Fotográfico de Barcelona y del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña por su colaboración en este artículo mediante la cesión de material documental y fotográfico.

https://ajuntament.barcelona.cat/arxiumunicipal/arxiufotografic/ca/home

https://www.icgc.cat/

 

Para más información y consultas de archivo y biblioteca, puede contactar a ceosamaranch@fbolimpica.es

 

Raül Vázquez Coma


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Hace 70 años... I Gran Premio de España de Automovilismo, prueba puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 (1951)

Instalaciones Desaparecidas:

Antònia Yáñez, una guanyadora pionera

VII Campeonato del Mundo de Hockey sobre patines (1951)

El enigmático Cobi de la azotea del Palau Güell